viernes, 12 de octubre de 2018

Más allá


Tal vez sea la mar la que nos lleve al paraíso
más allá del horizonte y con la vista perdida,
en una inútil búsqueda del Edén
y de la sombra del árbol perdido.
Parados en la arena tibia
sabiendo que somos de otra parte
más allá de esa línea azul
donde cielo y mar son uno,
que con los pasos lentos nos disolvemos
en la cálida humedad y en el silencio acuoso
de un mar que nos lleva tal vez al paraíso
y quizás más allá de los sueños.
Pero sabemos que no somos de aquí
y ya no pertenecemos a este tiempo,
ni siquiera a  las lágrimas o al dolor
somos algo más allá del vuelo errante
de alguna extraña ave marina,
somos de mucho más allá
de la estrella matutina
y más allá de nuestros antiguos nombres.
Acaso será la mar la que nos lleve
aún más allá del paraíso,
más allá del infierno
y sobre todo, más allá de nosotros mismos





jueves, 26 de julio de 2018

Aman




¿Cómo es la vida en este abismo llamado mi corazón? Es como morir por haber amado tanto, es escribir otra historia y bajo la piel de las palabras arder solo de amor. Tal vez es un karma que se teje diferente o un gigante titán totalmente quebrado, más nunca olvidado. Es preguntarse cada día: cómo vivo esta eternidad. En fin es amar tu recuerdo como solo aman los niños.










viernes, 6 de julio de 2018

Tierra y vapor


Y solo somos tierra y vapor de agua
en el último momento en este horizonte,
nos llevamos solo los corazones y el aire
que elevan nuestras alas desechas.
Somos solo tierra y vapor de agua
en la última mirada de la rama
de este el árbol del bien y del mal,
y antes de ir a otro lugar
me han llamado por mi nombre,
me han señalado por mi sombra
y les grité
solo nos queda un Dios, un solo Dios
de fuego y éter
que corre despavorido por mi tierra,
y sin embargo algunos ya lo están cazando
como se caza una fiera, un monstruo del abismo,
con mentiras, trampas y olvidos.
Solo somos tierra y vapor de agua,
me dijeron antes de que mi tierra
se secara,
pero allí quedan nuestra madeja de raíces
multitud de espinas, rastros de hojas secas
astillas de negra madera y la corteza abierta
y una sola flor que se niega a secarse.
Solo tierra y vapor de agua.




sábado, 23 de junio de 2018

Hades


Y a aquellos que creen descender
por voluntad y en busca de algo
tal vez un conocimiento o un despertar,
a los reinos de Hades
les advierto
Al reino de Plutón no se desciende,
se cae por grietas y abismos
se cae estrepitosamente
y se cae sin final y sin agarre
sin piso, sin vuelo, se cae sin remedio
a una inmensidad sin espacio
sin tiempo
donde nada tiene que ver con la luz
nada de aquí sale al Sol,
pues Hades es la profundidad infinita
y el dios inmenso y oscuro a la vez.
Y el alma ya sin piel, ni vísceras, ni forma,
ni memorias diaria, ama la profundidad
de este reino de sombras y frío,
ama la inmensidad sin límites de ese dios,
ella a él pertenece y ambos lo saben.
Y sin percibir cómo, de alguna forma
se regresa a la superficie,
para de vuelta no traer nada
redescubrirnos desnudos, con las manos vacías,
sin haber descubierto nada para el día,
sin embargo ya no seremos nunca más los mismos,
algo de nosotros se extravió allá en el, y con, Hades,
y así viviremos conscientes, en lo profundo,
que el alma es todo lo que somos
y sin embargo, qué poco sabemos de ella.








martes, 29 de mayo de 2018

Alba




Velaré hasta la mañana, esperaré la luz del albay veré en mi almohadael camino dibujadopor los astros celestesque sueñan con el futurode este silencio inacabado.





martes, 3 de abril de 2018

Sal

Anclado en el centro de mi existencia
Tú mi corazón barco solitario ya sin velas
apenas bamboleado por el viento y el oleaje,
cansado de puertos y  playas,
no buscas ya sombras ni frescura
solo sol, sal y viento,
siempre en espera del pasajero que un día
desembarcó en busca de una estrella
y te dejó sin lunas llenas
ni viejos cantos de sirenas
y aún así de ti se nutren
todas mis raíces, mis sueños
mis voces, mis silencios  y mis memorias.


Molpo

miércoles, 31 de enero de 2018

ESPERA


Ya mi sueño ha pasado
Y ha dejado tras de sí
estas huellas, estos trozos
de las alas de las libélulas de humo
y de pálidas lunas con olor a moho y salitre,
estos polvos de almas idas y olvidadas
y un reguero de ecos, risas y besos,
mi sueño ha pasado
y olvidó tras de sí
sombras de ángeles de la guarda ciegos,
pedazos de inocentes oraciones
y oscuros salmos herejes
que flotan de un lado a otro en el techo.
Ya ha pasado mi sueño
y me deja tendido de espaldas
sobre los recuerdos y las angustias
con los brazos abiertos
para descubrir y entender
que soy solo un suspiro
en una eterna espera.