Benjamín Ausente

lunes, 22 de noviembre de 2010

Benjamín, Ausente
Qué hago con este enorme peso
Que habita en mi corazón,
Qué hago con ésta, mi soledad
Tan ausente e infinita
Que evade todo suspiro
Toda palabra, toda música,
Invade todo lo que mis ojos ven
Y aún más allá a donde alcanza la luz
Llegar en su carrera de huída ante mí.
Qué hago con mi razón abatida
Por un rayo de frío hastío,
Mi razón ahogada en el abismo del Hades
Sorbiendo lentamente mi propia piel.
Qué hago con las flores muertas que adornan
La entrada a mis recuerdos,
Los pétalos caídos y secos
De girasoles, margaritas y rosas
Con olor a ocre y espeso despertar.
Cómo convencer a mis párpados
Que se cierren y nada más,
Empeñados en abrirse
Y mirar de frente, siempre de frente
Mi rostro ausente de mí
Mi vida vacía de todo, vacía de mí.
Y cómo seguir vida mía,
Vida de ti,
Sin saber que sonido es ese
Que suena bajo mis pies
Al caminar día y noche
Al correr en feroz huída,
Huyendo de mí,
Será mi corazón deshojado
Lo que suena,
Será mi alma ida,
Serán mis recuerdos
Cayendo a pedazos
O será tu voz, tu bendita voz
Orando en el recuerdo,
Mientras yo me alejo
Me alejo sin parar,
Me alejo al infinito,
Me alejo de mí.
Yo, Benjamín ausente
Ausente desde tu ida,
Ausente siempre de mí.





No hay comentarios:

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS