Hoy

jueves, 17 de mayo de 2012


HOY
Hoy la Muerte y el Amor
Vinieron a mi habitación,
Un cuervo calvo
Y un ángel en harapos,
Jugaron a la baraja
Mi alma solitaria.
Zumo de mandrágora me ofreció la Muerte
Extracto de beleño me dio el Amor,
Sedienta mi alma se ahogó
En amargos brebajes,
Y sin querer, rodó hacia el Abismo.
El amor cuervo calvo
De ojos gachos y pico encorvado
La muerte de alas blancas
Y cuerpo hueco y oscuro
Ambos miraron dentro de mis ojos
Comieron mis vísceras y mis recuerdos,
Y sus salivas derramaron en mi boca,
Beso mortal de Amor y hambre
Beso mortal de Muerte y espera,
Amargo viscoso que se cuela hasta los huesos,
Jugo de azufre mancha mis dientes
Respiro un aire de arsénico- sal,
Mercurio regado en la piel,
Asciendo al cielo
Desciendo al infierno
Y me detengo en medio del camino
De la sombra lunar,
En el limite de la luz del Sol,
A contemplar un cuervo calvo
Que le saca los ojos
A un ángel en harapos.
Soy otra alma, soy otra persona
Soy el mismo que tomó
Beleño y mandrágora
Pero ya sin las memorias pasadas,
Soy la copa del árbol
Que contempla la luz de la vida,
Soy el rayo que se convierte
Por un segundo en esa vida
Y soy tú cuando tú eres yo
Remontando la gran serpiente de dos cabezas,
Que se muerde ferozmente en cada extremo,
Soy alma mortal envenenada de eternidad. 
                                                          MOLPO
                                                                                    en nox ater atra atrum absque tu, JT

Razón

viernes, 11 de mayo de 2012

Tal vez la razón humana sea sólo un peso
Que mantiene al alma encadenada
A su temporal forma de carne y esperanzas
Un peso que debemos soportar
En cada paso, una cadena clavada al suelo.
¿Y del amor que puede decir la razón?
Nada, absolutamente nada
Pues en su carrera el amor se escapa
Suelta las cadenas, arrastra la carne
A la más oscura de las cavernas
Y traga una a una las esperanzas
Dejando tiradas sus semillas en el árido suelo.
Y cuando el amor llega sediento al pozo de agua,
Su propio reflejo acaba lo poco que aún colgaba de la razón,
Entonces el amor baila desaforadamente
La danza de la eternidad, libre ya de toda atadura.

Tal vez la razón humana sólo sea eso
Un peso atávico de nuestra historia temporal.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS