Razón

viernes, 11 de mayo de 2012

Tal vez la razón humana sea sólo un peso
Que mantiene al alma encadenada
A su temporal forma de carne y esperanzas
Un peso que debemos soportar
En cada paso, una cadena clavada al suelo.
¿Y del amor que puede decir la razón?
Nada, absolutamente nada
Pues en su carrera el amor se escapa
Suelta las cadenas, arrastra la carne
A la más oscura de las cavernas
Y traga una a una las esperanzas
Dejando tiradas sus semillas en el árido suelo.
Y cuando el amor llega sediento al pozo de agua,
Su propio reflejo acaba lo poco que aún colgaba de la razón,
Entonces el amor baila desaforadamente
La danza de la eternidad, libre ya de toda atadura.

Tal vez la razón humana sólo sea eso
Un peso atávico de nuestra historia temporal.

No hay comentarios:

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS