Montaña

domingo, 9 de febrero de 2014

A veces quiero subir a la montaña,
Llena de ceibas, sarrapia y araguaneyes
De cedros, apamates y guayacanes,
Con el suelo lleno de flores de semerucos
De bucares, acacias y de guayacanes
Gritarle a la vida que sólo es vida
Y que permanecemos de pie ante ella
Mientras exista al menos uno de nosotros
Y gritarle a la muerte que es sólo muerte
Y que su poder es nada, un truco y nada más,
Mientras permanezca al menos uno de nosotros
Los árboles lo saben
Pero yo a veces lo olvido.





No hay comentarios:

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS