Semillas

jueves, 6 de noviembre de 2014

Semillas


A mi familia que recuerdo como tiempo fresco, nunca ido.


Me he quedado sentado sobre el árbol que nací,
El viento no me arrastró lejos,
Soy parte de la corteza abierta de su tronco
Testigo y memoria de sus soles y lunas,
Otros, aquellos que crecieron de este árbol
Fueron semillas, dispersas por toda la tierra
Multiplicados por centenares
Cosechas de amor del árbol centenario.
Soy la palabra guardada como historia
El eco del conjuro que salió de esos pulmones
Llenos de amor y bondad
Huyendo del campo seco y yerto,
Que creció raíz y tronco, hojas, flor y frutos
Arropando el suelo de nuestras vidas
Soy todos ellos, todas ellas
Hombres y mujeres que se alzan a la vida
Que son también raíz y tronco
Flores hijos, frutos padres, semillas abuelos
Y así hasta perderse en las raíces de este mundo
Unidos por el invisible árbol, tal vez olvidado
De aquella mujer que un día llegó a la ciudad
Y se transformó en un gran árbol
A veces acacia, roble, semeruco
Otras ceiba, araguaney, apamate
Y desde lejos un bucare en flor,
Lleno de savia, alimento y miel para todas las generaciones
Todos multiplicados, regados y disipados por cada rincón
Amados en su propia transformación
Sombras de otras flores y semillas.
Pero yo permanezco sentado sobre el tronco
No me he transformado
Soy palabras, versos necios y fábula memoriosa
De aquellos caminos que una vez me contaron
De esa madre transformada en árbol
De sus hijos con sus hijos y así hasta la eternidad
Desplegándose como un bosque de invisibles raíces.
Y hoy me llega el olor de esa corteza
El latido de ese corazón, el recuerdo de su sombra
Cierro los ojos y oigo la antigua oración de esa mujer
Convertida en risas, amores, luces y llantos que llenan la vida
Su sombra sigue presente en cada uno de sus frutos

Aunque su nombre ya no sea pronunciado.


molpo

No hay comentarios:

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS