martes, 3 de abril de 2018

Sal

Anclado en el centro de mi existencia
Tú mi corazón barco solitario ya sin velas
apenas bamboleado por el viento y el oleaje,
cansado de puertos y  playas,
no buscas ya sombras ni frescura
solo sol, sal y viento,
siempre en espera del pasajero que un día
desembarcó en busca de una estrella
y te dejó sin lunas llenas
ni viejos cantos de sirenas
y aún así de ti se nutren
todas mis raíces, mis sueños
mis voces, mis silencios  y mis memorias.


Molpo

No hay comentarios: