domingo, 9 de diciembre de 2018

Invictus


Cómo sería nuestro cielo
Si no nos hubiéramos ido
Arropados en la noche y sin poder casi respirar,
Si tan solo tuviéramos aquellos ojos
Desgastados de tantas madrugadas
Que miraban absortos el verde de nuestra montaña,
Y la piel como un mapa, llena grietas y curtida
Por  los besos del sol invictus,
Y nuestro aliento azul como aquel inmenso mar,
Qué serían de nuestras manos
Sin un rostro por el que caminar
Y estas voces sin las noches estrelladas
Que daban vida al pequeño corazón de la humanidad,
Quién sería yo hoy si aún tuviera.
Tu sombra sobre la mía en este largo caminar.