domingo, 16 de junio de 2019

Papá, Café


6 papá



Y he aquí, que mucho antes que yo conociera otro amor, otros cielos, estaban los ojos de mi Padre, tan azules tras el delicioso vapor del café, que danzaba en su rostro y en sonrisa todos los amores posibles. Él sostenía la taza de café con leche, una de esas tazas de metal pintado , adornado de florecillas y un sol, entonces soplaba el café y mojaba una galleta para dármela en la boca y se reía cuando yo masticaba con mis incipientes dientes, aquel pedazo de gloria, extasiado de amor y café. Ese es uno de los mejores recuerdos que tengo, mi padre y el café.

Ahora cuando lo visito, tomo café a su lado, aún tiene la costumbre de buscar un pan o una galleta y dármela, espera el momento en el cual remojo la galleta y la llevo a mi boca, ahora la gloria y el cielo se mudaron a sus ojos de padre hermoso. Mi papá.







________

Hace ya unos años escribí un pequeño opúsculo del Café y el Amor, "Café Amar" hay dos pequeños ejercicios dedicados a mi padre.  Hoy lo extraño y mucho, mientras el café y el pan me recuerdan sus ojos y aún me nutre su sabio amor. Gracias padre.